Curious .

I wish I didn’t want to
talk to you.
At least not that much.

It makes me feel needy,
am I needy?
No, I’m not needy. I’m Curious.

There’s a way in how you
held things back.
On the aloof you mastered,
even in the apathy you show.

How can such a small person can
contain such an old soul?
You held the secrets of men
and protect them like if you were
carrying a whole universe
on your bare hands.

You make me feel small.

Not worm kinda small.
But your being makes me
conscious in my insignificantness
on a higher level.

Who could possibly be,
a girl like me,
to the history of mankind?

The world is full of poets, we don’t need anymore.

But the chatbox screams your name.
And it feels familiar.

It makes me feel needy,
am I needy?

No, I’m just Curious.

Anuncios

Stuffed animal.

Expresionless.

I wish i’d realize that before.

Your face looks like a stuffed deer,
with glass balls for eyes.

It’s like a black hole.

chit. chit. chit.

You haven’t born,
you were made on a taxidermy workshop.

i wish i’d realize that before.

You were dead inside when i meet you.

chit. chit. chit.

You could not possibly love me.

You just pledged me,
for a grasp of life.

chit. chit. chit.

Hijo de puta.

Sensatez y Sentimientos

– Acabo de escribir un “poema” y adsgshja. Estoy re indecisa con como escribo estos dias.
– por?
– No sé, o es todo una mierda o me lo quiero guardar para mí. Sólo subo conversaciones al blog, pero escribi un montón de catarsis
– quedátelo
bah, hacé lo que quieras
pero no todo es publicable
– I know .
– y no todo tiene por qué ser publicado, además
– Sabes que es gracioso? No tengo ningún problema en poner en tu muro para un grupo de desconocidos “me violaron, blabla”
Pero decir como me siento me hace oprimir el pecho.
Estoy rara
– es que no es lo mismo decir lo que te pasó que mostrar cómo te sentís
– No me entiendo.
– yo puedo decir “mi viejo se murió de cáncer, era esquizofrénico y en su momento me cortó todo el brazo”
sin dramas
pero llorar por eso
no me ve casi nadie
y de alguna manera
lo que escribís son tus lágrimas
– Desde cuando soy cautelosa para decir lo que me pasa, pero no para hablar sobre lo que me pasó?  Siempre fui al reves.
– sos vos expuesta, vulnerable
es distinto
No sé, you’ve been hurt too much perhaps
no pienso que esté mal, igual. you’ve grown cautious
– Sé que no, pero yo siempre soy transparente y cruda, y mis sentimientos siempre se sobreponen a mi sensatez.
– age changes things
– No sé si me gusta.
– entonces publicalo
exponete hasta que te deje de dar miedo
– En realidad, no sé como manejarlo. Vivir así me genera ansiedad.
– o abrazá el miedo y enfrentalo y hacelo igual
tampoco es tan terrible
o sea
estás no publicando catarsis
pero la idea es ser guionista
se te permite tener un diario aparte
somehow
– Yo quiero escribir, ser guionista, si. Pero primero y sobre todo, soy un alma sensible.
– no dejás de ser un alma sensible por no mostrarle a todo el mundo lo más crudo de lo que sentís, linda
– Y si bien eso se ve en un guion, su forma tecnica me impide la viseralidad, me impide demostrar la pasión que tengo en las cosas.
– I know.
– Pero me hace sentir cobarde. Y yo soy valiente.
– dos opciones
o entendés que no es cobardía
o asumís que sí lo es y lo enfrentás y superás
depende qué sea lo que realmente pasa
pero hacé introspección
la inteligencia emocional para entenderlo te sobra
– Podés perder iq emocional de decepciones? De engaños?
– no entendí
reformulame
– O sea, podés “retrasarte” emocionalmente de tener el corazón roto mucho tiempo?
– podés desaprender algunas cosas
en mi experiencia, volver a confiar se vuelve dificil

Rara

– Che, tengo que confesarte que la foto que estas con la mascara de latex me da un toque de cosa. En general me agrada, pero

Por?

– Muchos labios!!!

– Jajaja

– Se te resaltan mucho, mucho.

– Es que te aprieta toda la cara.
– Supuse, pero no podria confirmarlo.
– Encima, me pusieron 3 márcaras, y había otra que me quedaba MÁS apretada.
– Overal, no es una sensacion desagradable, o si?
– Lo amo.
– Contención?
– Apreta mucho sí, pero se puede respirar perfecto.
– Me refiero a que… Me da la sensacion como cuando… A ver, por ejemplo, cuando hace frio que te tapas con un par de frazadas pesadas y ese peso y calor te da sensacion de estar contenido.
– No. Al contrario. El latex se siente como segunda piel. Es como estar en bolas.
– Tiene que tener una diferencia con la desnudez, mas alla de la estetica.
– Te sentís como, comprimido. Pero contenido no. Para nada.
– Comprimido, creo que entiendo. Sos una tipa rara Rain. Me agrada eso.
– Jajaja. Soy muy rara indeed. Perdón que cuelgo pero estoy peleando con un ilustrador, as usual.
– No pasa one.
– En qué aspecto me ves rara?
– Ninguna de las cosas por separado, si no la mezcla de todas.
– Mmm, explain.

– Escribir-guionar + modelaje + comics + rol + ahora esto del latex + cosas aniñadas que te vi en las veces que nos cruzamos.

Ponele: primer mesa de rol, eras una nena de 4 años, adolodida molesta y cansada, y despues de ese evento, una mina re segura. Son cosas así.
– Mmm. Maybe. Igual si soy rara, pero no creo que eso sea lo que me hace rara xD Y no soy segura un carajo.
– Jajajaja. Se puede saber como caiste en las cosas de latex?
– Cómo cae uno en un fetiche?
– No lo se, no estoy seguro de poder definir un fetiche siquiera.
– Qué es lo que pretendés definir en un fetiche?
– Por fetiche se entiende una desviacion de los impusos sexuales regulares, ahi es donde me hace agua la definicion, al final siempre es pieza A en orificio 1 2 o 3 que se yo. Preferencias en la forma de ejectuarlo, me parece mucho nombre fetiche para eso.
–  “Desviación” es lo más retrógrada que escuché en mucho tiempo xD. Un fetiche es una preferencia sexual particular hacia un elemento no tradicional. tecnicamente usar dildo es un fetiche. O que te guste el encaje. En el mismo nivel que la lluvia dorada. En realidad, es todo lo mismo. Y definir a una inclinación sexual como desviación es hasta un poco medieval, visto y considerando la pulsión sexual que rige las sociedades ahora: El like, o la descomunicación. Es todo lo mismo si lo pensás bien.
– No es mi eleccion desviacion, pero es la palabra que se suele usar para tal fin.
– Jamás escuché a ningún terapeuta usar esa palabra, y creeme cuando digo que conozco muchos.
– Que se yo, me parece una palabra grandilocuente fetiche para definiciones; le da un aire de malsano. Quizas sea es el problema, viene cargada esa palabra, en fin.
– Para mi lo malsano es la connotación que genera en el tabú que tiene la gente con el sexo. Pero la palabra no hizo absolutamente nada, la carga emocional se la ponen los demás.
– Hay cosas que se heredan y cuesta mucho sacartelas de ensima. Alguna de esas son como se pronuncian palabras en donde creces. Y siempre escuche fetiche con un tono negativo, al margen, y volviendo a la pregunta tuya, no se como caes en un fetiche, asumo que por curiosidad
– O probando, te das cuenta que algo te gusta y lo googleas y OH tiene nombre. Y oh, hay otra gente a la que le gusta.
Mi papá es policía y católico, y muchas cosas con las que no estoy de acuerdo, definitivamente. Eso no significa que yo tenga que pensar igual. Mi mamá es musulmana, asi que you can imagine. Y yo fuí hasta modelo erótica, por que podía. Por que el cuerpo no es un santuario que hay que preservar. Es una casa en la que me toca vivir. Y es todo lo que voy a tener por el resto de mi vida, así que me planeo divertir.
– Me gusto lo de la casa que te toca vivir
Soy rara en muchas formas que probablemente ni sospeches. Y me divierte ver como los demás tratan de encajarlas todas. Todos tratan de armarme como un rompecabezas, pero jamás les doy todas las piezas, por más honesta que sea…
Y es re divertido.
– Todos somos raros Rainy,
– Somos todos particulares. No sé si todos raros.

Hace 4 meses que no lo veía .

Hacía cuatro meses que no lo veía. Me había pasado toda esa mañana pensando en que hacía mucho que no pensaba en eso, cuatro meses que no le hablaba, que no pensaba en su sonrisa torcida… Una siempre se entera cosas, no porque lo stalkee (¡Noo! ¿No?) , pero, por acá o por allá, siempre se sabe. Como si los demás no supieran que no hay que hablarte de tu ex. Es gracioso, cómo funciona la carpa de los otros… El sentido común es como el buen gusto o el sentido del humor, todos creen que lo tienen, pero, no. Y cuando estás en una reunión, empiezan a hablar y vos ves como se golpean con los codos y te miran con cara de pollo, como si fueses pelotuda, ¿viste? Odio que hagan eso, si querés nombrarlo está todo bien, ya estoy grande. Me ato los cordones solita y todo.
Pero lo malo no es eso, lo malo es cuando vos estás muy pancha un día, cuando decidiste romper la dieta y clavarte un Triple-Bacon con combo agrandado y estás sin maquillar; él está ahí parado, enfrente tuyo, con su camisa reluciente, y recién afeitado. Justo cuando te resignaste a no volverlo a ver. Cuando aprendiste que estaba bien estar sola. Él va, y te dá vuelta el mundo, como siempre.
Va, y se sienta enfrente tuyo, sin preguntar, como es propio de él, y…
-Hace rato que tenía ganas de encontrarte.
-Byotambegdien.
Se ríe, y me desarma. Como antes. Me miró con esos ojos de sapo degollado por una turba iracunda de hormigas, esos que pasé horas mirando, tratando de discernir un pensamiento, una mirada, un algo… Meses enteros mirando esos ojos de sapo, y jamás habían sido tan hermosos como en este momento.
-¡Claro! ¿Cómo estás? Tragá primero. – Dijo, mientras reía torcido, con sus dientes chuecos…
Y yo le dije que estaba bien, y aunque por mi cabeza pasaron tantas cosas que me resultaban imposibles de callar, preferí escucharlo, extrañaba escucharlo. Su voz, su tono, su forma de modular. Cómo sus labios se movían mientras gesticulaba, como se reía mientras decía algo que le gustaba mucho o cómo sus ojos brillaban cuando le contaba de libros. Extrañaba todo.
Y me contó de lo genial que le iba en todo. En que se fué de viaje, que escribió mucho, que toma tres litros de agua al día. Y lo escuché, y perdí la noción del tiempo. El lugar se empezó a llenar, y él se tenía que ir, pero quedamos en volvernos a ver, me pasó su WhatsApp y todo eso. Quedamos en tratar de arreglar
las cosas, y ver la mejor manera de estar así, más seguido. Estar, como dos. En 4 meses soñé mil veces con eso, ¿pero que me dijera él? Totalmente surrealista.
La euforia que sentí es sólo comparable con la de alguien que lleva años buscando un trébol de cuatro hojas y lo encuentra en un potus sin querer, o como la de quien se gana uno de esos concursos de facebook, como “Compartí esta imagen y ganá este rollo de cinta aisladora”, como cuando te encontrás en Parque Rivadavia con un Troll de pelo rosa lo suficientemente pequeño como para hacer un collar o un aro con eso.
Así de contenta estaba.
Tanto, tanto, que no me aguanté al otro día. Le mandé un Whatsapp esa misma noche y fue… raro. Cómo si no hubiésemos hablado esa tarde. Mientras me histeriqueaba un poco, “Géminis”, pensé y me hacía la boluda, mientras trataba de no parecer desesperada. Y hablamos mucho rato, pero, se sintió como un desconocido. Ya no leía poesía, ahora veía i·sat, ahora no le molestaban los hipsters, estaba todo bien con Star Trek y la fotografía de Amelie le daba lo mismo. Incluso escribía distinto, escribía como si nunca hubiésemos sido nada, como si nunca hubiese pasado nada entre nosotros, como desconocidos. Era tan típico de él, hacerse el desentendido cuando no quería tocar cierto tema. Sabía que era normal eso. Estaba negando todo, es más fácil pensarlo así. Como borrón y cuenta nueva.
Arreglamos para vernos el viernes a la noche, en ese bar nuevo de San Telmo, donde las luces son rosas y la música suena bajo. Me puse ese vestido gris, ese que tanto le gustaba a él en un entonces, ese que “es demasiado corto y me marca las piernas”.
-¿Qué te hiciste en el pelo? – Me dijo, inquisidoramente, con desaprobación incluso.
-Tenía que conseguir trabajo. Y lo corté un poco.
-Parecés una de esas ahora. Solías ser más divertida antes, usabas colores y te veías mejor.
Y así siguió la conversación, cada detalle en mí estaba mal y cada cosa que podía decir era estúpida o ridícula al menos. Él iba al baño muy seguido, le pregunté si tenía sistitis o estaba tomando reduce fat fast. No le encontró el chiste y se fué del bar, enojadísimo. Yo sólo le había hecho un chiste, igual que siempre… La gente venía y me hablaba, y yo sólo me quería ir a la mierda. No lo pensé ni dos segundos, y lo corrí con tacos de 10 cm. Cuadras enteras, y no… No estaba por ningún lado. Me senté en un banco de plaza y me lloví entera. Lloví como hace mucho tiempo que no me dejaba llover. Mi cuerpo entero, lloró por él, ¿sabés?
Y de la nada, después de un rato, él estaba ahí. Parado enfrente mío, pero era re loco, porque… no
estaba mojado, y tenía otra ropa. Pero me doy cuenta de eso ahora, en ese momento creo que no
lo noté, o no lo quise notar. O viste cómo funciona el inconsciente…
“Yo no soy quien parece que soy, naba. Mirá bien.”
Y yo lloré y lloví, y del cielo cayó agua también. Y no supe si lloré tanto o era la lluvia o ambas, pero
gotas y gotas caían casi interminables con una fuerza tremebunda. Le grité que se fuera. Y él fué, y
la plaza también. Y la lluvia. Y el vestido…

“Hacía cuatro meses que no lo veía”, le dijo a su terapeuta, desde el diván de terciopelo rojo.
“Cuatro meses hace que tendría que haber empezado a venir acá.”

I’m not a poet

I vomit my thoughts on a screen
and set fire on them by sending ‘em
to the world annonymous.

I let others do the meaning,
like fortune tellers,
reading meridian lines in our eyes.

I’ve never thought of myself as a poet,
and this is not another poem.

This is just raw vomit on a white screen,
meaningless, waiting for you to complete it.

Submissive .

I open a notepad almost everyday. And everyday, the same thing occurs to me:

I open the text board, and i came blank. Like every thought i had during daylight has completely gone. Like if it never existed.

So are my thoughts wasted into eternity? Are they ever able to came back? Cause everytime a sense or idea comes to me, it’s like brand new. It doesn’t matter if it’s the same grasp of depression starting to reach the surface.

To me, depression it’s like the sexiest human ever lived. It doesn’t matter if i don’t want to, i look at it. Or if i had something else to see, she aproaches me, in a seductive tone, begging me to kneel for it.

And I have always been submissive.

I don’t always flirt with depression, but she’s always trying to flirt with me.

Komorebi ;

Light lingers, bright.
It dances with the wind,
like a Russian ballet.

Comes and goes,
so brief,
so calm,
so soft,
yet eloquent.

It comes and goes,
like waves kissing
with the shore.
Like sun,
making love with the horizon.

I smile,
while you complain about the light.
I’ll never understand
the problems of people with light colored eyes… 

But i’d hear you complaining,
about the sun and the leaves
and their shadows,
from now on,
to eternity.

Strings and chaos ;

Strings make me calm.

The echoing sound of the hair on a string

makes me feel safe.

Never knew why.

But tonight as the room is empty,

and i keep telling myself there’s nothing left to feel.

I keep up on the wander,

the wanting. The waiting.

This carving need of reach,

to tell the secrets I’ve only told to the rain

as she washed the sins i’d never been able to commit

but yet still suffer the sentence.

This need that grows like a cancer inside of me.

A metastasis of my own indulgence.

The only hint of a possible reach is so intoxicating,

that it makes me want suffocate between satin sheets,

while my dreams make love with chaos.

And I’m not yours, and you’re not mine.

But yet i long for it like the summer longs for sun.

Or the drought for rain.

And i’m the Rain.

But strings make me calm.

Never knew why, but the crying wept of music

fulfills the constant silence in my throat.

Their cry is made of all the words i’m not able to say.

Tacenda .

As i stare at this screen

i am able to gaze into eternity.

Into infinite minds ‘n’ souls,

all free, all naked.

All, both, gorgeous and repulsive.

As i stare at this screen

i undress myself under a sea of watchers.

They all stare,

they all talk,

they all ignore.

As i stare into this screen,

i, myself, ‘m becoming a a part of it.

A part of a world that never existed.

So abstract, so poetic, so empty and so full.

Just by staring at this.

I’m finding myself, on this infinite chaos.